Castilla la Mancha

La cocina castellano-manchega está conformada por gran variedad de platos fuertes y arraigados, aunque de elaboración sencilla. La base de esta cocina está en la gran variedad de productos hortofrutícolas de calidad del que dispone la Comunidad, sin olvidar la carne, teniendo la caza un gran protagonismo en muchos platos típicos, a los que hay que añadirle el vino, ya que Castilla-La Mancha posee una importante extensión de viñedo, no obstante es considerada como "el mayor viñedo del mundo con sus cerca de 600.000 hectáreas".